Una de las tendencias del pasado CES 2019 que se llevó a cabo en Las Vegas, EE. UU, fue sobre Inteligencia artificial de segunda generación. Aunque IA no es un término nuevo para nadie, dado que cada año se exhiben avances que sorprenden, también hay otros que por el contrario nos hacen plantearnos preguntas, por ejemplo, de cómo podremos cuidar nuestra información personal alojada en la red, cuando en el futuro sea la IA quien ejecute muchas de las tareas que los seres humanos realizamos en la actualidad.

Por lo anterior, es posible que hayas escuchado muchas cosas sobre inteligencia artificial, pero ¿Inteligencia artificial de segunda generación?, pues es simple, este tipo de IA es lo que para los expertos se trata de que los dispositivos no solo obedecerán órdenes, sino que serán capaces de entender lo que necesita el usuario.

Por ejemplo, Panasonic presentó dos prototipos de un vehículo, uno de ellos es el Space L. que espera entre en funcionamiento para el 2030. Mario González vocero de la compañía para Latinoamérica, explicó lo que ofrecerá:

“En el interior tiene materiales táctiles que se convierten en controles, pantallas en donde hay sensores que te dicen ‘Oye, tienes un ritmo cardíaco acelerado, tu presión está alta y veo que estás muy alterado, así que te voy a poner música relajante, voy a bajar el nivel de la luz y te voy a suministrar un aroma que te va a relajar’”.

Entonces, ¿Debemos preocuparnos por la llegada de la inteligencia artificial de segunda generación?

La hiperconectividad de las cosas, será ofrecida por las empresas de tecnología a los usuarios como una promesa en ahorro de tiempo y por supuesto mejoramiento de la calidad de vida. Pero, es de esperarse que en un entorno de dispositivos inteligentes que estén conectados entre sí, estos necesitarán de información relevante sobre el usuario, lo que para los consumidores será riesgoso en términos de seguridad digital.

Así lo confirmó Kenneth Hong, director global de comunicaciones de LG, «No puedes tener al mismo tiempo privacidad y dispositivos con funcionalidades inteligentes”.

Poniendo como ejemplo la lavadora que un usuario compra con la intención de que pronostique cada cuánto va a necesitar ponerse en funcionamiento. ¿Qué necesitará la lavadora para funcionar correctamente? Pues estar conectada al calendario de actividades del usuario.

La solución en cuanto al cuidado de los datos personales es responsabilidad de las empresas que deben contar con buenos sistemas de seguridad, pero también es responsabilidad de los usuarios, según Hong:

“Los consumidores tienen que ser más inteligentes para saber lo que dan y lo que no, es importante que midan cuánta información ofrecer, con qué fin y en qué momento”.

Por lo anterior debes saber que no es cuestión de preocuparse por los efectos negativos de la inteligencia artificial de segunda generación hay que prepararse para el futuro, pues si quieres usarla no podrás escapar a ello. Es más bien un tema de lógica, una acción tan básica como desactivar el sistema de geolocalización en ciertas ocasiones, te ayudará muchísimo a proteger tu información personal y a cuidar de tu seguridad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here