Lamentablemente, si hay algo en lo que México es experto es en contaminación del aire, pues cada cierto tiempo es común que la capital se paralice debido a los altos índices de polución. Sin embargo, un grupo de ingenieros propone una solución muy novedosa: árboles artificiales.

Y dirás que, ¿por qué no plantar árboles naturales? Pues lo mismo pensé yo, pero la razón es otra, y acá te voy a contar todo lo que este novedoso invento puede hacer por el planeta y por mejorar la calidad de vida de las personas.

Según explicó Jaime Ferrer, socio cofundador de BiomiTech a la agencia de prensa AFP:

“Lo que hace este sistema de árboles artificiales, a través de la tecnología. es poder inhalar esa contaminación y luego utilizamos a la biología para que realice el proceso natural como lo realiza un árbol”.

Árboles artificiales un complemento a los reales

Estos árboles artificiales consisten en una estructura metálica de aproximadamente cuatro metros de altura y casi tres metros de diámetro que capta la contaminación.

Realiza un proceso de fotosíntesis los 365 días del año, a través de las microalgas que tiene en su interior. De esta forma, es posible devolver el aire limpio.

Imagen

 

Y es que la razón del porqué estos dispositivos son una excelente alternativa, radica en que solo uno de los artificiales realiza la labor de 368 árboles reales. Por lo cual, sus creadores afirman que estos no buscan sustituir a los naturales, sino complementarlos, gracias a que por sus características este sistema puede estar ubicado en aquellas zonas en las que es difícil reforestar.

Respecto a lo anterior, Ferrer añadió:

“Pueden instalarse en lugares de alta afluencia peatonal, vehicular, de ciclistas, de terminales de transporte, donde no se puede plantar una hectárea de árboles”.

Este proyecto, busca a futuro poder aminorar el problema de la contaminación del aire. Pues según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren en el mundo alrededor de siete millones de personas. Y para el caso de México, afecta a cerca de 20 millones de sus habitantes, quienes sufren las consecuencias de la mala calidad del aire.

No son una solución definitiva, pero ayudarán mucho

Los árboles artificiales no acabarán con la contaminación de México, pero alivianarán el problema, según Ferrer. Por otra parte, el precio de cada uno de estos ronda los 50.000 dólares y, próximamente, instalarán los primeros en Monterrey los cuales serán financiados por la sociedad civil.

Si todo sale como se espera, la idea es que en el futuro este sistema pueda aplicarse en aquellas ciudades en las cuales los niveles de contaminación del aire suele ser un problema para sus habitantes.

Si te gustó este artículo, también puedes leer: Un neumático de musgo, ¿el futuro de una movilidad inteligente, sostenible y segura?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here