Ingenieros de la Universidad de Duke, han desarrollado una técnica de impresión electrónica directa, la cual es apta para ciertas superficies como el papel o la piel. En este último caso se abren las puertas para lo que quizás sea una tendencia en el futuro: tatuajes eléctricos incrustados.

Según Aaron Franklin, profesor Asociado de Ingeniería eléctrica e Informática en Duke:

“Cuando las personas escuchan el término ’electrónica impresa’ la expectativa es que, una persona cargue un sustrato y los diseños para un circuito electrónico en una impresora y, un tiempo razonable después, retire un circuito electrónico completamente funcional”.

Además, añadió:

“Y aunque a lo largo de los años han existido una gran cantidad de trabajos que prometen este tipo de electrónica impresa. La realidad es que el proceso implica tomar la muestra varias veces para hornearla, lavarla o recubrirla con materiales de centrifugación. En cambio, la nuestra es la primera donde la realidad coincide con la percepción pública”.

¿Tatuajes electrónicos? ¿De que se trata esto?

La idea de los tatuajes electrónicos se desarrolló por primera vez, a finales de la década del 2000 en la Universidad de Illinois. Su creador fue John A. Rogers, quien es ahora profesor de Ingeniería de Materiales en la Universidad Northwetern, quien en lugar de tatuajes reales que, como ya sabemos, se inyectan de forma permanente en la piel. Su desarrollo se basó en parches de goma delgados y flexibles que de igual forma contienen componentes eléctricos flexibles.

Sin embargo, este nuevo desarrollo se trata de una tinta que contiene nanocables de plata. Los cuales se pueden imprimir en cualquier sustrato a bajas temperaturas con una impresora de aerosol.

Esto produce una película delgada que mantiene su conductividad sin ningún proceso adicional, luego de imprimirse la tinta se seca en dos minutos como máximo y conserva su alto rendimiento eléctrico.

En el siguiente vídeo, un estudiante imprime dos pistas electrónicamente activas en su dedo meñique. En la parte final de este, conecta los cables a una luz LED, y luego emplea un voltaje de la parte inferior de los dos cables impresos, lo que hace que el LED permanezca encendido en todo momento.

Dicha creación, aún se encuentra en su fase de desarrollo y, ciertamente, aún faltan algunas cosas por afinar. Sin embargo, nos da las luces para pensar que en el futuro los tatuajes, algo que en la actualidad son tendencia, podrían quedar obsoletos con la llegada de estas nuevas tecnologías.

Si te gustó este vídeo, quizás también quieras ver: Ropa conectada a Internet: tendencia para el año 2025

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here