El pasado 3 de junio de 2019 se lanzó en Francia una nueva versión del robot de cocina Monsieur Cuisine Connect. Lanzamiento que, por cierto, causó furor entre los ciudadanos que atiborraron las tiendas de la marca ‘Lidl’ con el deseo fehaciente de tener el novedoso dispositivo.

Pero ¿a qué se debe el alboroto por este robot de cocina? El Monsieur Cuisine Connect cuesta 359 euros y cuenta con características muy similares a las del robot más vendido del mundo, el Thermomix. Este fue fabricado por la compañía alemana Voerwek, y tiene un precio de 1.000 euros.

Y es que son muchas las personas que se mueren por tener este dispositivo que cuenta con una pantalla táctil de 7 pulgadas e incluye funciones muy llamativas. Por ejemplo, la de Cooking Pilot con la cual es posible seleccionar recetas que te guiarán por medio de un paso a paso. Además, se conecta a internet, amasa, cocina al vapor y remueve o tritura ingredientes.

El robot de cocina está preparando algo que no es comida, ¿será un plan para espiar a los usuarios?

Dos expertos franceses descubrieron varios problemas de ciberseguridad del robot de cocina: el primero tiene que ver con un micrófono oculto, lo que nos lleva al otro hallazgo y es que este se ejecuta con Android 6.0, una versión del sistema operativo de Google que está desactualizada desde 2017, algo que lo hace aun más vulnerable a posibles ataques.

Los descubrimientos se dieron por pura coincidencia, cuando un amigo de los jóvenes los retó a instalar el juego Doom en el dispositivo. Pero en ese reto descubrieron algo sorprendente, un tutorial de un alemán que había logrado “desbloquear” la interfaz Android de su Monsieur Cuisine Connect para usarla como una tableta real.

Sin embargo, lo más asombroso fue que encontraron un micrófono oculto, a pesar de que la compañía no había dado aviso de este. Entonces, los jóvenes hicieron un video en el que se observa cómo es posible chatear por medio de la app de mensajería Discord, a través de los altavoces y por supuesto, del micrófono.

Pero, cuando el medio francés Numerama publicó el hallazgo, Michel Biero, director ejecutivo de compras y marketing de Lidl, explicó que:

“Hay un micrófono y un altavoz porque cuando los desarrolladores lanzaron el robot de cocina, estaba previsto que el dispositivo fuera controlable por voz y posiblemente por Alexa. Dejamos el micrófono, pero está totalmente inactivo y no nos es posible activarlo de forma remota”.

Sin embargo, los jóvenes temen por la posibilidad de que en el futuro lancen una actualización automática en la que el micrófono se habilite.

Por último y respecto al hecho de que el dispositivo funcione con Android 6, Biero cree que los desarrolladores lo hicieron así, porque:

“No había necesidad de una tableta más sofisticada para operar el dispositivo”.

Si te gustó este artículo, quizás quieras leer: La primera robot artista del mundo, así es Ai-Da

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here