En China son muchos los consumidores que están haciendo uso de esta tendencia que va en aumento, el reconocimiento facial. No necesitan una tarjeta de crédito, ni mucho menos un teléfono móvil para pagar sus compras, solo basta con escanear el rostro y en cuestión de segundos la diligencia está terminada. ¿Cómo funciona esto? Acá te lo contamos todo.

Bo Hu, es el director de servicios informáticos de la cadena china de panaderías Wedome. Una marca conocida por vender productos occidentales adaptados a los gustos chinos que está usando este sistema de reconocimiento facial en muchos de sus puntos de venta, comenta:

“Pagar sin nada no era posible al principio de los pagos con móviles (con códigos QR), pero hoy sí, gracias al auge del reconocimiento facial

Y es que esta tecnología es usada en China de forma más recurrente cada día, ya sea para comer en los restaurantes KFC o incluso para desbloquear un ordenador. Otros de los usos más conocidos son: para encontrar fugitivos entre las multitudes o para localizar a aquellas personas que cruzan las calles por fuera de los pasos peatonales.

Reconocimiento facial, tecnología Smile to pay

Lo único que tienen que hacer los consumidores que quieren hacer uso del reconocimiento facial para pagar las compras, es agregar una fotografía de su cara a su cuenta bancaria. Una vez en la tienda, solo deben pararse frente a un escáner especial.

Alipay, es el líder chino del pago móvil y ya cuenta con más de cien máquinas instaladas en todo el país. Están convencidos de que, en el futuro, esta tecnología será la más usada, no solo en China sino a nivel mundial. Por tal motivo, planean invertir en los próximos tres años unos 419 millones de dólares para mejorar su tecnología llamada Smile-to-pay (sonría para pagar).

Por su parte, un supermercado de Pekín también está haciendo lo suyo por medio del reconocimiento facial. En el sitio no hay cajeros, solo hay que entrar a la tienda y al momento de pagar cada cliente escanea sus artículos y luego escanean su rostro, inmediatamente el valor total se deduce de la cuenta bancaria.

Sin embargo, este tipo de tecnologías, aunque suponen un progreso en cuanto a la seguridad de los consumidores, pues se evitan el peligro de tener que digitar sus códigos de la tarjeta bancaria frente a desconocidos. También pone al descubierto todo tipo de datos sobre las personas, al dejar desprotegidas las preferencias y datos de cada usuario.

Si te gustó este artículo, también puedes leer: Un set de realidad virtual que reconoce tu rostro, lo próximo de Apple

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here