En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó una nueva clasificación Internacional de enfermedades (CIE-11) el trastorno por uso de videojuegos. Esto quiere decir que, las entidades prestadoras de servicios de salud tienen la obligación, a partir de 2022, de garantizar que los niños y jóvenes puedan recibir un tratamiento para dicha enfermedad.

Y es que no solo se trata de un trastorno ocasionado por la adicción a los videojuegos, pues la preocupación por el uso que los niños y jóvenes le están dando a la tecnología crece cada vez más.

Un estudio de la Universidad Estatal de San Diego publicado en 2017 en Sage Journal confirmó que el 48 por ciento de los adolescentes en los Estados Unidos, que pasaban más de cinco horas frente a una pantalla, manifestaban síntomas de depresión y pensamientos suicidas.

¿Cómo reconocer a niños y jóvenes adictos a la tecnología?

Algunos profesionales de la salud que han tenido casos a cargo de adicción a la tecnología comentan que, no hay que guiarse únicamente por el número de horas que los niños y jóvenes pasan frente a sus pantallas. Puesto que, en algunos casos dichas actividades pueden estar relacionadas con tareas escolares, por ejemplo. Por lo tanto, no se trata de satanizar el uso de los dispositivos.

Según Jorge Franco médico neuropsiquiatra, lo que se debe hacer es más que prestar atención al dispositivo, mas bien lo que hay que hacer es intentar ver lo que le está aportando a la persona:

“Si por estar pegado a una pantalla se comienzan a afectar otras áreas de la vida, el niño se aísla, interactúa menos en la vida social o baja su desempeño académico. hay que prender las alarmas frente a una posible adicción”.

Por otra parte, los padres deben prestar especial atención a la actitud que los niños y jóvenes asumen cuando les quitan su dispositivo tecnológico.

Santiago Brand, especialista en mapeo cerebral y neurofeedback, comenta que si, además, de la reacción típica de enfado, el chico siente ansiedad, nervios, no puede controlar sus emociones y se altera violentamente. Puedes estar ante un caso de adicción a la tecnología.

¿Cómo ayudarlos?

Finalmente, la solución al problema es que tanto padres como niños y jóvenes se esfuercen por realizar actividades diferentes. Según Franco:

“No hay que desesperarse si el hijo se ve aburrido al limitarle la tecnología. porque el aburrimiento fomenta la creatividad”.

Así que la mejor solución o prevención del problema es, por ejemplo, hacer actividades al aire libre en las cuales toda la familia olvide por unas horas la existencia de la tecnología. Dado que los padres son el mayor ejemplo para los hijos y quizás esta pueda ser la raíz del problema. Antes de criticar su adicción lo que debes hacer es analizar el uso que tú le das a la tecnología.

Si te gustó este artículo, también puedes leer: Nuevas generaciones pierden la capacidad de memorizar por el uso de la tecnología

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here