La muerte siempre ha estado rodeada de miles de incógnitas y suposiciones, es mucho lo que se habla de ella en la literatura, el cine y en la cultura en general. Sin embargo, nunca se ha podido establecer con certeza qué pasa cuándo una persona muere. Entre tantas dudas, la tecnología se está convirtiendo en una de las formas de explorar mucho más en ese campo. A esto hace referencia la inmortalidad virtual.

Para que entiendas un poco de qué te estamos hablando cuando nos referimos a una inmortalidad virtual, a continuación, te contaremos algo que hicieron en Corea. En un programa de televisión, una madre logró reunirse con su pequeña hija fallecida de apenas siete años, ¿Cómo fue esto posible?

Inmortalidad virtual, ¿hasta dónde podrá llegar la tecnología?

Para que esto fuera posible, se utilizó un proceso llamado fotogrametría. Esta es una técnica de precisión cuyo objetivo es definir formas y dimensiones, además de la posición de un objeto empleando diferentes fotografías de este. Entonces, este fue un proceso largo y tedioso, pero al final con resultados extraordinarios.

En el hecho, la madre de la pequeña utilizó unas gafas de realidad virtual, y unos guantes que permiten que pueda sentir las imágenes creadas por un ordenador. Además, se movía alrededor del estudio con un croma verde mientras abrazaba a su hija.

Para poder llegar a esto, hubo un proceso de ocho meses. Lo hicieron basados en su hermana menor quien tenía un parecido razonable, y crearon un modelo 3D.

¿Sabes qué es el transhumanismo? Es básicamente, un movimiento que cuestiona los límites naturales de la humanidad, promoviendo diferentes formas para superarlas a través del mejoramiento tecnológico y, quizás, la separación de la mente del cuerpo humano.

Según Mark O´Connel, en su libro To Be Machine (ser una máquina) dice que:

“El transhumanismo se define como un movimiento de liberación de la naturaleza y, para los transhumanistas, la naturaleza debe ser transformada y mejorada”.

Y no es algo nuevo…

Pero esto no es algo tan nuevo como podría pensarse, pues ya desde 1962 el académico estadounidense Robert Ettinger, comenzó a tratar temas de criopreservación. Es decir, congelación y preservación de partes del cuerpo y a sí poder preservar su existencia por muchos más años. Sin embargo, fue algo que quedó rezagado y remplazado por los procesos que consisten en revertir el envejecimiento celular.

Finalmente, es evidente que el hombre siempre ha sentido una gran curiosidad por indagar sobre la muerte y son pocos los que han aprendido a verla como un proceso natural de la vida. Así que quizás, en un futuro muy cercano la inmortalidad virtual pueda ser de gran ayuda para superar los duelos y usada para otros tratamientos terapéuticos.

También puedes leer:Digitalizar el cerebro, finalmente así podríamos ser inmortales

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here