Un avión de estado sólido fue presentado en el MIT: su vuelo inicial duró quince segundos, que fueron suficientes para mostrar lo que podría ser el futuro de la aeronáutica.

Lo sorprendente es que este aparato, que según sus creadores tiene un diseño basado en “Viaje a las Estrellas” (“Star Trek”), funciona con electricidad a base de baterías, es silencioso y no genera escapes. Tampoco posee hélices ni turbinas.

El artilugio mide casi cinco metros y pesa alrededor de dos kilos y medio. Su sistema de propulsión no posee partes móviles. Fue capaz de volar nueve veces más después del vuelo inaugural.

Es un “trekkie”

Steven Barrett, profesor de ingeniería aeroespacial del MIT y parte del equipo responsable del diseño y construcción del avión, relató que hace diez años, imaginó que en el futuro, las aeronaves deberían volar en silencio y sin partes móviles. Además, dijo que el diseño se inspiró en la recordada nave espacial “Enterprise” de “Viaje a las Estrellas” y que era un “trekkie”.

Pero la fantasía de la ciencia ficción llevó a Barrett y sus colegas al concepto “viento iónico”. Este se crea con un campo magnético que agita a los electrones libres y los hace chocar e ionizarse, creando una reacción en cadena que da como resultado un “viento iónico” que fluye hacia un colector.

Avances iónicos

Esta tecnología se había imaginado hace unos cincuenta años. Sin embargo, en ese momento no se consideró que sirviese para la aeronáutica: simplemente, era demasiado ineficiente.

Pero Barrett y sus colegas lograron desarrollar la idea primigenia hasta hacerla capaz de llevar a cabo sus propósitos. Entre los avances que lograron, se cuenta el aumento del voltaje de las baterías.

Estos primeros vuelos con esta tecnología son apenas el comienzo de lo que podría estar por venir: aunque se realizaron sin carga significativa, los investigadores tienen esperanza de que puedan hacerse vuelos comerciales usando esta tecnología.

A juicio de Barrett, la aplicación que más se aproxima para este tipo de tecnología aeronáutica es la relacionada con los drones. Indicó que podría ser muy útil si los drones llegan a convertirse, tal como se espera, en vehículos de transporte para diferentes entregas, con la ventaja de que serían mucho menos ruidosos y más eficientes.

Para los investigadores, se trata de un camino que apenas se empieza a recorrer. Por eso recuerdan que aunque en este momento el avión es limitado en su funcionalidad, tampoco los primeros vuelos de los hermanos Wright tampoco fueron destellantes: se los recuerda por la genialidad de su hazaña y la inventiva a toda prueba que los llevaron a abrir un camino que aún se sigue recorriendo.

Imagen cortesía de https://www.dezeen.com, todos los derechos reservados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here