¿Cuántas veces no viste películas en las que el futuro se veía luminoso, caótico y lleno de autopistas aéreas repletas de coches voladores? Lo de un mundo luminoso y caótico no lo discutimos, pues, se puede decir que ya es más que una realidad, pero ¿Respecto a los vehículos que vuelan?, esperamos y esperamos y hasta pensamos que posiblemente ya no sucedería o por lo menos que no viviríamos para verlo. Sin embargo, la realidad es otra, el futuro que tanto nos introdujeron en la cabeza algunas películas de ciencia ficción ya está muy cerca.

Así es, un comité público privado conformado por el Gobierno de Japón (ministerios de Economía, Comercio e Industria y Tierra, infraestructura, Transporte y Turismo) y algunas empresas tecnológicas y automovilísticas, han llegado a un acuerdo: quieren que 2026 sea el punto de partida para la comercialización de coches voladores que sean para uso en el ámbito urbano.

El proyecto ya cuenta con una financiación de 4,4 millones de euros por parte de empresas del sector automovilístico y de los gobiernos de Tokio y Japón, por lo que alrededor de unas 400 personas ya se encuentran trabajando en la fabricación del coche volador Skydrive. Idea que nació de las mentes ingeniosas de diez jóvenes ingenieros, –Intuyamos que obtuvieron su toque de inspiración gracias a las películas de ciencia ficción– que pretenden desarrollar este nuevo medio de movilidad aérea.

“Empezamos a trabajar en este proyecto como una especie de trabajo voluntario o afición”, comentó Tomohiro Fukuzawa, CEO de Skydrive, una de las empresas que conforman el comité y quien en 2014 trabajaba para Toyota Motors en la producción de piezas para coches.

Esto es lo que debes saber sobre los coches voladores que conoceremos más pronto de lo que nos imaginábamos

Fukuzawa quien desde hace ya cuatro años viene trabajando en la elaboración de un coche volador, explicó:

“La idea detrás del coche volador es que podemos obtener un precio más razonable que el de un helicóptero o un avión. Además, será más fácil de pilotar”.

  • Estos coches voladores van a ser únicos en lo que se refiere al tamaño, ya que serán más pequeños que otros proyectos de este tipo. Su despegue es vertical, contará con una fuente de energía eléctrica y más estabilidad en el vuelo que los vehículos que han ideado otras compañías.
  • Mide 3,6 metros de largo, 3,1 de ancho y 1,1 de alto, su pequeño tamaño le permitirá despegar desde un espacio reducido, comenta su creador que “Se podría aparcar incluso en un Konbini” (tiendas de experiencia japonesas).
  • Podrá volar a cualquier altitud, según el ingeniero el equipo desarrollador calcula que su ascenso sea mínimo de 150 metros, siendo esta una altura que permitiría la apertura de un paracaídas en caso de accidente.
  • Los ingenieros han planeado que la salida al mercado del coche volador sea en 2026, lo que resulta ser un reto por el elevado coste del Skydrive que, por ahora, calculan será de 50 millones de yenes (397.000 euros).

Por lo anterior, Fukuzawa explica que el Gobierno japonés estudia que en principio los coches voladores de servicio público:

“Hoy en día no tenemos que poseer el vehículo, sino que podemos compartirlo o usarlo como servicio. Si lo utilizamos como un taxi, el precio es más razonable”.

La primera prueba con un piloto humano se realizará en verano de 2019, luego de recibir el visto bueno del Gobierno japonés, quien ya dio la autorización para realizar estas pruebas en el exterior.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here