¿Acaso muchas de las personas que hoy están leyendo este artículo, ya compraron el último vehículo de sus vidas? El motivo de la pregunta se basa en que los nuevos “robot-taxis” serán tan económicos que tener un vehículo propio ya no será un negocio tan atractivo y ganador. Esto podría pasar quizás en una década, afirman diferentes estudios sobre la convergencia de los autos eléctricos y las aplicaciones de viajes estilo Uber, que junto con la conducción autónoma podrían redefinir el mercado automovilístico, específicamente el de los coches privados.

El fin de los coches privados ¿Será posible?

Desglosemos algunas dudas para saber si el fin de los coches está cerca:

¿Serán asequibles los coches eléctricos?

Michael Liebreich, experto en sostenibilidad y que gestiona una consultora de transporte y energía limpia en Londres, apunta que:

“Las estadísticas sugieren que ya hemos entrado en la era de los coches eléctricos: cuatro millones se han vendido ya y el pronóstico es que un millón más empezarán a circular por las calles en unos meses. Muchos analistas estiman que habrá más de 100 millones de coches eléctricos en el mundo hacia 2030”.

Es una cifra altamente significativa y un gran avance en cuanto a temas medioambientales.

¿Seremos capaces los seres humanos de ceder el control de nuestros coches privados a una computadora?

Gary Marcus, profesor de Psicología de la Universidad de Nueva York y quien tiene una empresa de Inteligencia Artificial absorbida por Uber, comenta que:

“Conducir puede ser una experiencia muy liberadora, pero considero que esto no significa que siempre lo vayamos a hacer o que deberíamos seguir haciéndolo. En un futuro se tratará de una cuestión de seguridad, llegará el día en que los coches sin conductores serán más seguros que las personas”.

Sin embargo, el profesor estima que pasarán por lo menos veinte años antes de que la tecnología autónoma funcione a la perfección, ya que se trata de una actividad muy complicada.

Por otra parte, atrás quedaron aquellos días en los que comprar un coche como nuevo era un sueño por cumplir y casi que una obligación social. Cada vez son mas los millennials que no hacen un examen de conducción, simplemente porque no les interesa y porque además encuentran muchas otras alternativas.

Andrew Salzberg, de Uber, dice que:

“Muchos millennials no comprarán un coche nunca. Muchas compañías están pisándole los talones a Uber y ofrecen nuevas opciones baratas y eficientes para movilizar a las personas. Así que incluso si la revolución del “Robot-taxi” está lejos, hay muchas razones más por las que puedes decidir no comprarte tu propio coche”.

En conclusión, sobre el fin de los coches privados

Los coches eléctricos y las aplicaciones de servicios de viaje como Uber progresan bastante bien, tienen muy buena acogida sobre todo entre los millennials. Pero el otro componente, la automatización, tiene un largo camino por recorrer para que cuando funcione lo haga perfectamente y pueda brindar la seguridad necesaria a todos los usuarios.

Está muy claro que pasarán mucho más de 10 años antes de que los coches totalmente autónomos comiencen a circular y así pueda empezar la revolución del “robot-taxi”.

Por lo pronto, lo que si está pasando es que los seres humanos nos estamos preparando para la llegada de estas nuevas tecnologías, pues la tendencia es que cada vez son más usados los transportes alternativos al coche privado. Entonces cuando esto pase en realidad, la transición no será para nada difícil.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here