Muchos inventos y novedades en ciencia y tecnología se están preparando hoy en laboratorios y en mentes brillantes en todo el mundo. Y entre muchas de las novedades que nos depara el futuro, hay algo sumamente atractivo por el impacto ambiental, social y económico que traerá y que, literalmente, se está preparando tal y como se prepara un delicioso y jugoso bistec: carne cultivada en laboratorio y, ¡Sin sacrificar ningún animal!

Un grupo de científicos británicos de Bath (Inglaterra) se han encaminado en una importante misión: producir carne cultivada en laboratorio. Es por esto por lo que, si estos científicos lograran su objetivo de producir la proteína a escala industrial, cualquier persona podría comerse un trozo de carne sin necesidad de que el animal en cuestión haya sido sacrificado.

¿Carne cultivada en laboratorio? De esto se trata

La doctora Marianne Ellis, ingeniera química de la Universidad de Bath, considera que:

“La carne cultivada en laboratorio es una fuente de proteína alternativa para alimentar al mundo”.

Por su parte Nick Shorten, de la Universidad de Aberystwyth, en Gales, explica cómo se logra hacer una réplica de la proteína animal:

“Se toma una muestra del tejido de cerdo, se aíslan las células madre para cultivar otras nuevas y después se ponen en un biorreactor. Así pueden expandirse de forma masiva. El resultado es que el cerdo todavía está vivo y feliz, a la vez que puedes conseguir mucho tocino”.

Sin embargo, lograr el sabor y la textura idénticos del tocino llevará muchos años de investigación, así que por ahora en Bath están experimentando con algo muy natural: hierba.

Entonces, en sus pruebas, los investigadores británicos hacen crecer células de roedores, (por ser más baratas y fáciles de usar) en unas estructuras de hierba que funcionan como un andamio.

Así lo explica Scott Allan estudiante de posgrado en ingeniería química:

“La idea es, en lugar de alimentar a una vaca con pasto y luego comer la carne, ¿por qué no dar de comer hierba a nuestras células cultivadas? El andamio hecho de hierba se usa para que las células crezcan, y después este se puede incorporar al producto final, que sería tejido muscular puro”.

Este tipo de iniciativas, resultan ser muy atractivas para animalistas y todas las personas preocupadas por los problemas ambientales que trae consigo la producción ganadera. Sin embargo, aún faltan por lo menos cinco años para que la carne cultivada en laboratorio esté disponible. Además, no sabemos aún que aceptación tendría entre las personas.

Y tú ¿la comerías?

Quizás también quieras leer: Algunas “Megatendencias” van a cambiar la vida de las personas en el futuro

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here